El ambiente preparado en Montessori para Mayores

El ambiente preparado en Montessori es uno de los principios de la metodología Montessori. Es importante tener un ambiente preparado tanto físico como psíquico, ya que solo así podremos ofrecer a cada persona lo que realmente necesita, tenga 3 o tenga 80 años. El ambiente preparado debe evolucionar por tanto con la persona, con el objetivo de atender a las necesidades propias de cada etapa y las necesidades intrínsecas a cada individuo. Solo así, aseguramos un ambiente en el que se favorezca la autoestima, la tranquilidad y por tanto, la base perfecta para seguir aprovechando al máximo lo que se ofrece a las personas (tanto si estamos hablando de aprendizaje como de estimulación).

Características del ambiente preparado Montessori:

  • Ante todo, el ambiente Montessori es un ambiente seguro y no restrictivo. Esto quiere decir que es responsabilidad del personal ofrecer un espacio que no parta del «NO», ya que esto genera problemas emocionales y de conducta. Quitaremos del espacio todo lo que no se quiera que los usuarios cojan o pueda ser peligroso. Recuerdo un usuario que cogía toda la ropa que encontraba a su paso (el problema mayor era cuando cogía la ropa sucia del cesto común que estaba en el baño geriátrico), con el problema de que cuando el personal gerocultor se la quería quitar, se ponía agresivo; la solución fue tan fácil como ocultar el cesto.  También pondremos todos los recursos necesarios para minimizar en el ambiente los riesgos evitables, como los suelos seguros, esquinas peligrosas, cristales que no se aprecian, etc. En Montessori se da mucho valor a la libertad de movimiento, y esta libertad solo se logra si conseguimos un ambiente en el que puedan estar seguros y tranquilos.

  • El ambiente Montessori también es un ambiente luminoso. La infraestructura de cada centro de mayores, es la que es. A veces no podemos hacer milagros y si una sala es interior no podemos poner una cristalera (¿o si?). Pero podemos hacer lo posible para que la iluminación sea lo mejor posible, y que la luz artificial que pongamos sea potente, con estas bombillas que hay tan estupendas que parecen luz natural.
  • El ambiente Montessori es bello. A menudo se ven salas en los centros de mayores realmente feas. Decoración pobre, incluso a veces infantil. Y lo cortés no quita lo valiente. Podemos hacer ambientes bonitos? Simplemente con un poco de gusto. Lo que entra por los ojos, suscita emociones agradables y a todos nos gusta estar, trabajar, en sitios agradables. A los mayores también.
  • Los ambientes Montessori son simples y están ordenados. No son ambientes recargados, poco funcionales, donde la seguridad se compromete nada más que por el número objetos que hay en medio y que exaltan los nervios. Son ambientes sencillos, poco recargados pero estéticamente bonitos (como hemos mencionado), que invitan al orden. Y es responsabilidad también del personal, mantener el sitio ordenado.
  • El ambiente Montessori es un ambiente poco ruidoso. Existe el ruido natural, claro que sí, pero el personal habla en un tono bajo que incita a este tono general. Esto implica poca televisión (salvo en momentos puntuales a lo largo del día), sobre todo en personas con demencia. Es preferible una música ambiental suave, sin letra, que ayuda a la calma.

  • En la medida de lo posible, el ambiente Montessori debe incluir una salida al exterior. Esto es muy importante en todos los niveles cognitivos, pero si cabe, aún más en demencias intermedias, en las que muchos trastornos de conducta se aliviarían si pudieran salir más al aire libre. Contribuye a la liberación de energía y a la calma.
  • La disposición de los residentes en las salas también es importante, ya que a menudo nos encontramos con distribuciones que favorecen poco o nada la comunicación, la convivencia. Sillas pegadas alrededor de las paredes o sillas en filas como en el cine, no favorecen el contacto entre las personas. Por eso, hay que buscar una distribución que ayude a que los usuarios a conectar con el otro.

Las condiciones psíquicas son igualmente importantes y se consiguen a través de:

  • La libertad de movimiento: Ya que el movimiento libre es básico para la persona desde que nace hasta que muere. Son muchos los beneficios del la libertad de movimiento para el mayor (para todas las edad, en realidad), ya que no se puede separar mente y cuerpo, como decía María Montessori. La persona en libertad de movimiento está más sana, más feliz y con mayor autonomía y autoestima. Eso sí, siempre desde la prevención de caídas evitables.
  • La comunicación positiva: El personal debe establecer con el mayor una comunicación empática, para trabajar desde el respeto, la paciencia y el amor. La preparación interna de los trabajadores es muy importante, para poder atender a estas personas desde esa comunicación respetuosa.

 

Si quieres aprender más sobre Montessori para Mayores, puedes ver este enlace sobre Formación en Recursos Montessori para Mayores.

Solicita más información aquí.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.