Las tendencias humanas Montessori desde la infancia hasta la vejez

Todos los animales, tenemos una serie de necesidades físicas: alimento, abrigo, refugio, protección/defensa… Pero los seres humanos, además de estas necesidades físicas relacionadas con la supervivencia, tenemos unas necesidades mentales y espirituales, orientadas con la búsqueda del significado de nuestra existencia.

Las tendencias humanas son las que nos guían para ayudarnos a satisfacer esas necesidades. Son como una fuerza que nos impulsa inconscientemente a una dirección.

 

Más de 100 imágenes gratis de Pareja De Ancianos y Ancianos - Pixabay

 

Las tendencias humanas forman uno de los ejes fundamentales en la base teórica de la filosofía Montessori. Son comunes a todos los seres humanos, independientemente  de su sexo, raza, cultura o de la época en la que vivan. Están presentes a lo largo de toda nuestra vida, desde la infancia hasta la madurez y van apareciendo en los distintos estadios de desarrollo. Dependiendo del periodo de desarrollo, se manifestarán unas tendencias u otras o se manifiestan de forma diferente. Asimismo, engloban todos los ámbitos de desarrollo (físico, mental, emocional…).

¿Cuáles son esas tendencias?

Hay un debate acerca de la lista exacta de estas tendencias, pero algunas claramente identificables son las tendencias relacionadas con:

  1. La exploración: orientación, orden, y movimiento.
  2. El trabajo: autoperfeccionamiento, manipulación, repetición y actividad.
  3. El funcionamiento de nuestra mente: abstracción, imaginación, conceptualización.
  4. La orientación grupal: comunicación, sentido de pertenencia y significado.
  5. Las necesidades espirituales: arte, música, religión.

 

Pareja De Ancianos Fotos - Descarga imágenes gratis - Pixabay

 

Para satisfacer estas tendencias, el guía o facilitador Montessori, debe preparar el ambiente cuidadosamente. Si esto es así, la tendencia de la  persona es sentirse bien de forma natural. Si conocemos y entendemos la importancia que tienen las tendencias humanas a lo largo de la vida,  podremos comprender mejor los comportamientos de las personas cuando no están cubiertas.

 

Las «desviaciones» en la conducta

Cuando esto ocurre, Montessori habla de que se dan “desviaciones” en la conducta.  Así, el ambiente y las actuaciones de las personas que acompañan,  pueden impedir alguna de las tendencias, como por ejemplo la de exploración,  el movimiento,  la pertenencia,  o cualquier otra. La persona ante estos “obstáculos”, muestra comportamientos que indican su malestar y, su sufrimiento, principalmente de dos formas:

Rebelándose o resistiéndose ante los obstáculos que encuentran, con tendencias a la violencia, al rechazo, al negativismo o a la agitación.

Sucumbiendo a las condiciones desfavorables con tendencias a la apatía,  aburrimiento,  pasividad,  llanto, falta de autocuidado, miedos, dependencia.

 

La «normalización»

Un ambiente preparado y un profesional preparado, por el contrario,  provocan una normalización, con la que aflorará el bienestar,  la alegría y el gusto por el trabajo, la tendencia a la disciplina espontánea sin resistencia, la conexión con los demás y el sentimiento de pertenencia y compasión .

¿Cómo “capamos» las tendencias humanas de las personas mayores en nuestro cuidado diario hacia ellas? ¿Cuántos trastornos de conducta,  que atribuimos a que surgen, simplemente, «porque tienen demencia»  no se deben a nuestra falta de consciencia respecto a nuestros actos y respecto a cómo ofrecemos el ambiente? ¿Cómo, sabiendo esto, podemos contribuir a que se siga  manteniendo y favoreciendo la “normalización” de las personas mediante oportunidades de cubrir esas tendencias humanas?

Tenemos que plantearnos seriamente si esos «trastornos de conducta», son fruto de un rechazo o una rendición al «cómo» les estamos ofreciendo los cuidados y el ambiente que en el que viven, y no tanto al «qué» se les realiza.

 

La «observación»

Para entender lo que ocurre y cubrir de verdad sus necesidades y respetar las tendencias humanas, se hace imprescindible la observación consciente de los guías o facilitadores que acompañan. Esta observación científica, hará que planteemos hipótesis y nos movilicemos hacia cambios en nuestra conducta y el ambiente, y no demos por sentado que su conducta es normal «por el Alzheimer» o por cualquier otra demencia, suposición ante la cual, no se dará lugar a cambio alguno.

 

Si quieres aprender a utilizar Montessori para mayores, puedes ver mi formación online. No te la pierdas y apuesta por el cambio y por ser un profesional Montessori!!!

 

 

 

 

 

 

2 comentarios

    • Carmen en septiembre 21, 2020 a las 6:57 pm
    • Responder

    Buenas tardes!!
    Me dirijo a vosotros , porqué estoy interesada en la formación de la filosofía Montessori en la tercera edad.
    Si me podéis informar en vuestra programación de cursos enfocado en la 3 edad.
    Muchas gracias.

    1. Muy buenas Carmen! Encantada de saludarte!
      Ahora mismo, el curso que ofrezco es el de Recursos Montessori para Mayores. Para poder realizarlo, tienes la modalidad online, donde lo puedes cursar a tu medida, ya que tú te lo distribuyes según tu tiempo, desde tu casa a tu ritmo. Es muy cómodo de realizar, con una plataforma muy sencilla, donde tienes acceso directo a todos los materiales. Cada lección consta de un vídeo explicativo y debajo del vídeo encontrarás materiales complementarios de esta lección para leer, el descargable del powerpoint que he presentado en el vídeo, ejercicios de reflexión y hasta algunos foros donde compartir con el alumnado.
      Si fueráis más personas las interesadas, mínimo de 4 personas, también podemos organizar el taller online, pero presencial (es decir, por zoom o skype). En esta modalidad, puede bonificarse por FUNDAE (si fueras española, que no sé de dónde eres).
      Si necesitas más información, puedes ver esta pestaña de la web: https://montessoriparamayores.com/formacion-en-montessori-para-mayores/
      Si pinchas en cada una de las modalidades, te llevará a los detalles de cada una. Y si tienes cualquier otra pregunta, me tienes a tu disposición.
      Un saludo Carmen!

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.