El uso de los puzles en Montessori para Mayores

El uso de los puzles en la estimulación cognitiva es un clásico. Todo profesional que haga estimulación los usa y los ha usado hasta la saciedad.

Y es que realmente es un material fantástico para movilizar todo un engranaje de funciones mentales.

¿Para qué se usan en Montessori los puzles?

En la metodología Montessori, los puzles son un material sensorial que se usa desde que los niños son muy pequeños y durante toda la etapa escolar y se pueden seguir usando en Montessori para mayores.

Todas las personas que hemos tenido niños alrededor, hemos regalado o proporcionado puzles desde muy temprana edad, empezando normalmente por los encajables, ya que entendemos que los puzles son “juguetes” maravillosos para el desarrollo del niño.

Sin embargo, los puzles son mucho más que un juguete. En Montessori son un material didáctico, muy completo, a través del cual, los niños trabajan, no sólo capacidades cognitivas, sino también motoras, emocionales y conocimientos concretos.

  • Capacidades cognitivas como la psicomotriciad fina, la atención y concentración, la vapacidad visoespacial y visoconstructiva o las praxias, las funciones ejecutivas, como la planificación, la flexibilidad cognitiva, la inhibición o el razonamiento, la memoria, la capacidad de reconocimiento (gnosias), etc.
  • Motoras como la psicomotricidad gruesa y fina, con el importante trabajo de la pinza, la presión, la precisión o la coordinación oculo-manual.
  • Y emocionales, como el trabajo de la frustración, tan importante desde pequeños, pero también la motivación, la curiosidad, la resistencia y persistencia y como no, el disfrute, la relajación y la autoestima.

Estas capacidades son transversales en todo trabajo con cualquier puzle, pero luego está el trabajo de conocimientos concretos, que para adquirirlos se ofrecerá un puzle concreto u otro, por ejemplo, para conocer los números, los animales, las formas geométricas, los colores, etc.

Puzles para trabajar zoología

¡Quiero ver esos puzles!

Los primeros que se ofrecen son puzles con botón, que son más fáciles de manipular por una mano pequeñita, además de empezar a estimular la pinza. A través de ellos, se empezarán a ofrecer conceptos básicos como los mencionados antes: colores, formas, categorías de vocabulario (animales, vehículos, frutas,..). Más adelante, también se usarán sin botón, encajables de otro tipo, construcciones, encaje vertical, etc. Y se trabajarán otros conocimientos más complejos llegando hasta aprender conceptos matemáticos, botánica, zoología o geografía a través de estos materiales. También a través de los puzles se pueden trabajar actividades de clasificación y seriación, que son dos tipos de actividades que trabajan principios básicos de organización en nuestra vida cotidiana.

¿Qué funciones cognitivas se trabajan al hacer un puzle una persona adulta?

En personas adultas, las capacidades que se ponen en marcha al trabajar con un puzle, son las mismas que en cualquier otra edad.

Por tanto, en mayores sigue teniendo los mismos beneficios que en etapas anteriores.

Además, los puzles tienen un control del error propio, tan importante en las actividades Montessori, que respeta el principio de autoeducación, de modo que no requiere de la presencia o guía del profesional para realizar la actividad ni su corrección. La misma actividad te “dice” si la estás realizando bien o no y te da opción a ti mismo o a ti misma a probar otra estrategia.

ENCAJANDO PUZZLES - CREER EN TI

¿En el uso de puzles en mayores, deberían tener algunas características concretas?

Una de las premisas en Montessori, es que todo lo que ofrezcamos a la persona, debe ser adecuada para su edad. Por tanto, el puzle que demos a una persona mayor, tiene que ser apropiado. Algunas de estas características serán:

  • Lo primero de todo, es que no sean infantiles. Ofrecer un puzle infantil, es algo que está totalmente desterrado en Montessori aplicado a mayores. Podemos ofrecer posibilidades de puzles que sean adultos, y por tanto, los acepten bien y no infantilicemos.
  • Que el tamaño de las piezas adecuado, ya que evidentemente, si ofrecemos piezas muy pequeñas, puede que no las vean o no las manipulen bien.
  • Que tenga una dificultad apropiada a la etapa de deterioro cognitivo en la que se encuentre. Por ejemplo, piezas con formas muy complejas, dibujos muy sobrecargados de detalles o muy abstractos, van a aumentar la dificultad del puzle y por tanto, pueden generar mucha incapacidad a la hora de hacerlo, lo que se va a traducir en frustración. En personas sin deterioro cognitivo usaremos puzles más complejos y los iremos simplificando conforme veamos que la persona va teniendo más dificultad cuando vaya avanzando el deterioro cognitivo.
  • Que esté relacionado con su historia de vida o sus intereses en la medida de lo posible. En Montessori aplicado a mayores, se da mucha importancia a la personalización de las actividades que se ofrecen para que sean significativas para la persona que las realiza. Si el puzle que ofrecemos tiene una temática que para esa persona ha sido significativa, será mucho más placentero e interesante. Por ejemplo, si toda la vida me han encantado las plantas, podemos ofrecer un puzle relacionado con esto.
  • Es muy importante respetar su negativa si el puzle no le interesa. En ese caso, podemos ofrecer otro tipo de puzle, ya que puede ser que otra modalidad sí le guste, o dejarlo, ya que puede que realmente no le gusten los puzles. Hay personas de hecho, a las que los puzles les ponen muy nerviosos o nerviosas, así que si observamos que no lo disfruta, mejor cambia de actividad. En Montessori para mayores se atiende muchísimo a las emociones que surgen de placer o displacer al realizar las actividades y se escucha a esa emoción para guiar nuestra intervención.
  • Si se trata de puzles que representen la realidad, cuanto más real sea, mejor. Es decir, mejor un puzle que represente una foto de un plátano, que un plátano dibujado.

¿Qué tipo de puzles hay que podemos usar en Montessori para Mayores?

Muchísimos!!!!! Lo bueno de los puzles es que hay tanta variedad…

No existe material específico de Montessori para mayores, así que aplicado a esta población, tendremos que buscar puzles que encajen con los criterios que he mencionado antes. Podemos aprovechar muchos de los puzles Montessori que existen, ya que verás que no tienen estética infantil, pero además hay muchos otros en el mercado.

No estoy afiliada a ninguna marca, ni comerciante, por tanto, las recomendaciones que os hago aquí no tienen ningún interés comercial.

  • Encajables: tanto con botón como sin botón. Pueden usarse desde personas sin ningún tipo de deterioro hasta personas con deterioro cognitivo moderado-grave.

  • Tipo tetris o tangram: Mucho más complejos, sólo se podrán usar en personas sin deterioro cognitivo o muy leve. De este tpo tenemos los triángulos constructores Montessori. Podemos variar la dificultad dibujando el patrón o dejando que los construyan sin patrón.

Triángulos constructores

Tangram

  • Tipo construcción: Se pueden usar en personas sin deterioro o con deterioro leve. En fases más avanzadas tendrían que ser usados simplemente encajando piezas pero es difícil que puedan seguir un patrón, ya que sus funciones ejecutivas ya estarán muy deterioradas, con lo cual se usará para trabajar la psicomotricidad. En Montessori tenemos los materiales sensoriales del cubo del binomio y del trinomio, por ejemplo, que en niños, más adelante servirá para trabajar las matemáticas, pero en mayores, sólo los usaremos de esta forma sensorial. También encajarían en este tipo los puzles 3D.

Cubo del bonomio

Cubo del trinomio

  • Ensamblaje: Son los puzles a los que estamos más acostumbrados, en los que tenemos que ensamblar diferentes piezas. Pueden ser con o sin botón. Con botón tenemos toda la gama de puzles Montessori que se usan en botánica, zoología o geografía. Sin botón, tenemos los puzles tradicionales, de cartón, de madera,… Y también los podemos fabricar nosotros con fotos grandes plastificadas y recortadas en piezas; dependiendo del grado de deterioro cognitivo que tenga la persona, podemos recortar mayor o menor número de piezas. Al fabricarlo nosotros, podemos aprovechar para elegir temas que les interesen.

Puzles Montessori de botánica

Puzle casero en Montessori para mayores

  • Copia de patrones uniendo piezas, como el uso de la torre rosa o la escalera marrón Montessori componiendo patrones. También, sin ser material Montessori, pero que cumpliría los criterios Montessori, podemos usar los cubos de Khos, o materiales parecidos. De forma casera, podemos fabricar materiales Montessori para copiar patrones, por ejemplo con palos de helado de colores. ¡Imaginación al poder!

Extensiones de la torre rosa y escalera marrón

Cubos de Khos

  • Encajes verticales. Podemos usar materiales fabricados pero también los podemos hacer nosotros para fases avanzadas de deterioro.

  • Tipo mosaico. Hay materiales preciosos de este tipo con diferentes grados de dificultad.

¡Quiero saber dónde puedo adquirir puzles Montessori!

¿Cómo podemos usarlos en mayores?

Podemos usarlos tanto de forma individual, ya que los puzles favorecen la concentración y la relajación, así como el disfrute del tiempo con uno mismo. Por tanto, daríamos a la persona su propio puzle para que lo realizara.

También podemos hacerlo de forma grupal, ya que es una actividad muy divertida cuando se hace en un grupo pequeño de personas, siempre y cuando tengan un nivel cognitivo parecido.

Podemos ofrecerlo en un taller, o en un momento determinado propuesto por nosotros o por algún familiar, pero también podemos dejarlo en el ambiente preparado para su uso, de modo que la persona pueda usarlo siempre que quiera, de forma autónoma. En este caso, se puede acompañar de las instrucciones necesarias para su realización y la forma final que deben alcanzar, si lo vemos necesario.

Tendremos que ajustar el grado de dificultad en función del deterioro cognitivo, de modo que el mismo puzle podremos graduarlo, dependiendo de cómo lo usemos. Por ejemplo, construir un patrón con la torre rosa será más difícil copiándolo que si ofrecemos la plantilla para que lo haga encima. También por ejemplo, si ofrecemos un puzle de ensamblar, lo podemos hacer más fácil si lo ofrecemos hecho, pero dejando algunas piezas sin poner, que si tiene que hacerlo completo. En los tipo tangram será más difícil si le ofrecemos la figura a reproducir sin líneas, que si la figura aparece con las líneas de las piezas dibujadas.

¿Se te ocurre alguna forma más de usar los puzles? Puedes aportar tus comentarios, que será muy bien recibidos, ¡¡¡y varias cabezas piensan más que una sola!!!

Si te interesa saber todo sobre la aplicación de Montessori a los mayores, puedes ver mi formación online en este enlace: https://montessoriparamayores.com/formacion-online-recursos-montessori-para-mayores/

Si te ha gustado este artículo compártelo en tus redes sociales. ¡¡¡Gracias!!!!!

2 comentarios

    • María molero diaz el marzo 13, 2021 a las 10:43 pm
    • Responder

    Una consulta el inicio del curso fue en febrero no hay otra fecha de inicio?

    1. Hola María. Puedes acceder aún, uniéndote al grupo que ya ha empezado. Al ser online, puedes ir a tu ritmo, con lo cual, aunque ya hayan empezado, no te influye.
      Si necesitaras un certificado acreditado (para obtener puntos en lo público), luego en junio, que sería la próxima edición acreditada, te reservaría una plaza acreditada para que lo obtuvieras.
      Cualquier duda que te surja, pregunta sin compromiso.
      Saludos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.