La metodología Montessori aplicada a las personas mayores

¿Qué es Montessori?

Metodología Montessori aplicada a las personas mayores.

Montessori es una pedagogía creada por la doctora italiana María Montessori (1870-1952), en principio para ser aplicada a niños con necesidades educativas especiales, pero que, posteriormente universalizó, para ser utilizada en todos los niños y niñas, independientemente de su condición.

Ella partía de que el niño tiene sus propios recursos para guiar su educación (autoeducación o autoaprendizaje). La persona adulta que acompaña a ese niño (guía preparada), debe estar atenta para proporcionar lo que la criatura va necesitando en cada momento de su desarrollo evolutivo y personal, mostrándoselo de forma afectuosa y paciente.

Además, el guía Montessori va adaptando el ambiente, para que éste respete las tendencias humanas universales e innatas en cada persona (tendencia al orden, exploración y manipulación, comunicación, autonomía, etc).

De no respetar el ambiente esas tendencias humanas, se producirán en el niño desviaciones de la conducta debido al malestar que eso genera. Estas desviaciones se mostrarán con conductas de resistencia (como la agitación, la agresividad, el negativismo,…) o al contrario, conductas de rendición (mostrando entonces apatía o desgana, desinterés, aislamiento…). Por el contrario, un ambiente que respete las tendencias humanas, llevará a una normalización del niño o de la niña, donde manifieste alegría ante la vida, motivación por la exploración, adaptación al grupo y a las normas.

El ambiente preparado Montessori

Este ambiente preparado, es uno de los principios fundamentales en la metodología Montessori. Es igual de importante la atención del ambiente físico (que hace referencia a lo material externo), como del ambiente psíquico que ofrecemos (que hace referencia a la comunicación, las normas de convivencia, y en general, a todo lo que afecta a nuestro bienestar psicológico).

Ambiente físico

El ambiente físico Montessori está completamente adaptado a los niños. Los muebles están a su altura. Pueden moverse libremente. Disponen de los materiales que pueden trabajar de forma independiente.

Existen límites de seguridad, pero no es un ambiente restrictivo. Lo que está en el ambiente es porque tiene que estar y lo que no se puede coger o es peligroso, se elimina. Son ambientes ordenados, bonitos, luminosos, con salida al exterior. En este espacio, el niño tiene libertad de movimiento y puede decidir dónde quiere trabajar, qué, cómo y con quién (individualmente o en grupo).

La guía preparada y su observación consciente

Los niños y las niñas están completamente involucrados en el cuidado del ambiente. Éste ofrece los materiales para que ellos y ellas puedan hacer las actividades cotidianas. Así, limpian, ordenan, quitan y ponen la mesa y preparan y sirven alimentos; participan en el jardín, alimentan a las mascotas y riegan las plantas.

Además se ofrecen materiales didácticos, todos manipulativos. La entrada sensorial más grande al cerebro son las manos. María Montessori hablaba de la mano como instrumento del cerebro, como instrumento de la inteligencia. Da suma importancia al trabajo sensorial, ya que ésta es la primera vía de entrada al cerebro del mundo que nos rodea.

A través de estos materiales se trabajan las siguientes áreas: sensorial, cognitiva, de vida práctica, lenguaje, educación cósmica (engloba la botánica, zoología, historia, geografía, arte, música), matemáticas y geometría. Los materiales tienen su propio elemento de corrección, de modo que el niño es dueño de su aprendizaje y no necesita del adulto corrigiendo. María Montessori decía que esta forma de trabajo estimula la motivación intrínseca. Esta motivación proviene de uno mismo, del gusto y la alegría por el trabajo propio, independientemente de lo externo (por eso rechazaba los premios y castigos).

Ambiente psíquico

El ambiente psíquico es también muy importante. Pretende mantener un clima de tranquilidad, cordialidad, respeto de los unos por los otros. En él se respetan además las normas de convivencia que permiten el mantener ese ambiente. Para ello, existen lo que en Montessori se llaman las lecciones de Gracia y Cortesía. Éstas enseñan a los niños cómo dirigirse unos a otros, cómo mover los materiales para no hacer ruido excesivo. También cómo hacer una petición o rechazarla, cómo saludar y despedirnos, cómo invitar a la participación, cómo resolver conflictos desde la comunicación no violenta, etc.

Puesto que cada niño y cada niña son diferentes, hay que personalizar el aprendizaje, respetando su etapa de desarrollo, sus ritmos y partiendo siempre de sus potencialidades y capacidades. Así, se generan retos alcanzables, que favorecen la motivación y no la frustración. Mediante el respeto profundo por la persona y la creación de ambientes realmente preparados, enriquecedores, estimulantes, respetuosos, se logra sacar el máximo potencial de cada niño o niña, atendiéndolo de forma integral (mental, física, espiritual y social).

María Montessori creía que cambiando la educación de los niños de ahora, se caminaría hacia un mundo de paz en el futuro, lo que hizo que fuera nominada en tres ocasiones para premio Nobel de la paz.

¿Cómo llega la metodología Montessori a la población de los mayores?

En los años 90, el Doctor Cameron Camp, un psicólogo geriatra, cuyo hijo estudiaba en un colegio Montessori. Él se planteó por primera vez que esta metodología quizá podría adaptarse a los mayores que padecían algún tipo de demencia.

Cameron Camp, el padre de la metodología Montessori aplicada a los mayores

Así, junto con su equipo de Badford, validó el método en personas con demencia, viendo resultados beneficiosos en su aplicación. Otros autores, posteriormente, han realizado otros estudios que avalan también el uso de Montessori en personas mayores con demencia.

Beneficios de aplicar Montessori en mayores

Algunos de los beneficios encontrados en los estudios son los siguientes:

  • Mayor reconexión con el mundo exterior, ya que la tendencia de las personas con demencia es la desconexión. Por ejemplo, al ofrecer actividades que utilizan materiales cotidianos, personalizados, es fácil que la persona mayor, conecte con sus recuerdos y a través de éstos, con el momento actual. También, conforme avanza la demencia, las personas van viendo deterioro en su memoria declarativa, por lo que Montessori se centra en ofrecer ayudas ambientales a esta memoria. Sin embargo, la que menos deterioro sufre es la memoria procedimental, sensorial y la afectiva, por lo que cuanto mayor deterioro hay, mayor relevancia cobran las actividades dirigidas a estimular estos tipos de memoria.
  • Mejora en las actividades de la vida diaria, de modo que la generalización a su vida cotidiana es mayor que con otras formas de estimulación. Esto fomenta la independencia. Por ejemplo, si usamos materiales cotidianos, en los que realizan movimientos que van a usar en actividades como la alimentación, el vestido, el aseo, etc, maximizamos las posibilidades de esa generalización a las actividades reales.
  • Mayor adherencia a las actividades. Puesto que son actividades que parten de lo cotidiano, de sus gustos, de sus capacidades. Se ofrecen retos alcanzables, partimos de emociones positivas, se reduce la frustración que a veces manifiestan ante otras actividades más “mentales”.
  • Reducción de los trastornos de conducta. La persona mayor está en un ambiente preparado, que sigue respetando las tendencias humanas. Existe un clima social positivo, profundamente cuidado, donde se potencia su autonomía y la libertad (de movimiento, de elección, de participación). Esto se traduce en una normalización y en una reducción de los comportamientos desadaptativos.

Obviamente, esto redunda en una mayor calidad de vida, al brindar un propósito y un sentido a la vida de las personas. Además, esto se refleja en beneficios para las personas que acompañan a los mayores (ya sean trabajadores de los centros de mayores, o familiares). Por tanto, para toda la organización y el sistema donde conviven.

¿Cómo se aplica la metodología Montessori en un entorno de personas mayores?

La metodología Montessori en los entornos de personas mayores debe guiarse, siempre, por los principios Montessori (ambiente preparado, el papel del acompañante, la individualidad, la autonomía,  el autoaprendizaje, etc) y puede usarse de dos formas:

Como una filosofía de vida.

Viviendo en un centro completamente adaptado a Montessori, como vida cotidiana. En este caso, Montessori se convierte en un modelo de atención centrada en la persona. Los principios Montessori se llevan al día a día de la persona, las 24 horas.

Para ello, el lugar donde vive la persona mayor, debe tener integrada esta filosofía de trato. Debe estar contemplada en la visión y misión de centro. Todos los participantes en él, desde los directivos, el personal contratado, los voluntarios y hasta las familias deben respetar los principios Montessori.

La formación de toda esa comunidad es fundamental, de modo que se consiga un ambiente preparado físico y psíquico Montessori. Así, se ofrezcan roles y actividades cotidianas reales, con un propósito en las que las personas mayores contribuyan como un miembro más de la comunidad. Por ejemplo, participan en las actividades de limpieza del entorno, en el cuidado de su habitación, el doblado y colocación de la ropa, poner y quitar la mesa, preparación de algunas comidas, cuidado del jardín y mascotas, preparación de las propias actividades, etc.

En este entorno Montessori cobra especial importancia el cambio de rol de los acompañantes. Se pasa de un papel de profesional experto en su materia a un rol de acompañante de vida. Guiamos de forma humilde, amorosa, respetuosa. La organización es flexible y se adapta al proyecto de vida del mayor. Parte de éste, teniendo en cuenta su historia de vida, su personalidad previa, sus capacidades, sus roles, sus gustos, etc.

Como una metodología de estimulación aplicada en un taller.

En este caso, se propone como actividad dentro de la programación de actividades del centro (aunque el centro no tiene que ser Montessori). Estaría guiada por un terapeuta que ejerce de guía, proporcionando materiales y actividades Montessori, también respetando los principios Montessori durante este tiempo de actividad.

Las actividades serán lo más personalizadas para cada uno de los participantes del taller, con un sentido real del por qué se utilizan. Las actividades que se ofrezcan deben estimular todas las áreas de la persona: lo sensorial, lo cognitivo, la vida práctica, lo social, cultural y espiritual. La persona mayor puede elegir las actividades que desea hacer. Se pone el énfasis en la estimulación que se produce durante el proceso de la actividad, y no tanto en su resultado.

El o la guía no corrige, sino que proporciona actividades con elementos de autocorrección. En fases iniciales de deterioro pueden perfectamente aplicar, de modo que la actividad sea más autónoma y haya menos probabilidades de frustración.

Toda la estimulación se realizará a través de materiales reales, manipulativos. Éstos potencian las entradas sensoriales por diferentes vías, especialmente a través de las manos, que es la mayor vía de entrada al cerebro. Así, la estimulación se vuelve más rica, más significativa, más potente.

Trabajo en demencias con Montessori

¿De qué parte el trabajo con Montessori?

En todos los casos, hay que tener muy en cuenta las capacidades de la persona y en qué fase o estadio cognitivo está para proporcionar un ambiente adecuado, con actividades y materiales también adecuados.

No será igual el ambiente y las actividades de una persona con una demencia en un estadio que en otro. Una persona en estadio moderado, se beneficiará aún mucho de las claves de ayuda ambiental a su memoria. Aún puede realizar muchas actividades de la vida diaria. Su comunicación posiblemente aún esté muy conservada, así como su relación con el medio. Una persona en estadio severo, ya no se beneficiará de las claves ambientales. Tendrá su comunicación deteriorada y seguramente esté más desconectada del medio, donde el énfasis habrá que ponerlo en todo lo que estimule lo sensorial y afectivo).

También hay que tener en cuenta la historia de la persona mayor, los roles que ha desempeñado en su vida, para comprender sus comportamientos. También para poder seguir ofreciéndoles roles, rutinas y actividades que le satisfagan, con los que se sienta familiarizada.

El respeto por sus gustos va a guiarnos además en aquello que le ofrezcamos en su vida cotidiana. Por ejemplo, cómo y cuándo le gustaba bañarse, el desayuno o el aperitivo que siempre ha tomado, o lo que le gusta hacer después de comer). También en las actividades que diseñemos para esa persona. Por ejemplo, si sabemos que le ha encantado la jardinería, podemos ofrecerle hacer arreglos florales (vida práctica), pintar cuadros de flores (arte), emparejar tarjetas de flores con sus nombres (lenguaje) u oler diferentes fragancias florales (estimulación sensorial).

Como conclusión, podemos decir que la metodología Montessori aplicada a las personas mayores es toda una filosofía de trato a la persona. Su objetivo es sacar el máximo potencial de cada persona, de forma integral, tratándolas como personas únicas y plenamente capacitadas para actuar con libertad, inteligencia y dignidad durante cada momento vital (ya tenga 2 años o 90 años).

Ampliación del texto creado para la web Biel Consulting

Autora: Alicia Chica García

1 comentario

    • Liliana el abril 29, 2021 a las 4:50 pm
    • Responder

    Excelente desde argentina le escribo digo todas sus experiencias y artículos trabajo con adultos mayores y deterioro cognitivo no pude abonar el curso porque es muy elevado en vuestra moneda.. espero algún día hacerlo..es maravilloso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.